"LA PAZ ERES TÚ"

"LA PAZ ERES TÚ"
la paz está en ti,tu eres la PAZ

Recibe un beso de luz infinita

Medita visualizando el agua. Para silenciar el blog , desactiva abajo el playlist

CLICKEA SOBRE LA GALLETA Y DESCUBRE SU MENSAJE .PRUEBA TU SUERTE

LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS

LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS
preservemos os dereitos dos nenos e das nenas como a herdanza do futuro

MENSAJES DE PAZ INSTANTÁNEOS..EXPRÉSATE, ¡¡DÉJANOS TU MENSAJE O SI DESEAS CONTACTAR CON ALGUIEN¡¡

lunes, 31 de agosto de 2009

"CANTO A LA PAZ" de la poeta argentina Alda Renée Salzarulo












Hombre:


no te yergas aún. Primero siente.


Fíjate si es la luz. Oye quien llama.


Prueba la escarcha. Púnzate la carne.


Contempla el lodo. Mídete en la rama


y echa a volar tus aves inocentes.


Luego, purificado, álzate y ama.






Hombre:


No te yergas aún. Primero aprende.


Encuentra tu raíz. Busca. Desmiembra.


Y cuando seas tu esencia y la respetes


moja la piel de la terrosa hembra


y que el fruto sea limpio como el surco.


Luego, purificado, álzate y siembra.






Hombre:


No te yergas aún. Primero cambia.


Traspone el horizonte que prescribe


tu sombra natural. Rechaza el daño.


La oscura geografía que describe


la ambición, el poder. Crea belleza.


Luego, purificado, álzate y vive.






Hombre:


No te yergas aún. Primero mira


el nido que la brisa arrulla y mece,


el alminar cobrizo del otoño


y el dorado tapiz, para que rece


la sangre en soledad y misticismo.


Luego, purificado, álzate y crece.


Hombre:


No te yergas aún. Primero escucha


la voz originaria que repita


el nombre inaugural. Primero olvida


lo heredado. Y asume. Y resucita


tu instinto elemental. Descubre el verbo.


Luego, purificado, álzate y grita.






























Hombre:


No te yergas aún. Primero piensa.


Detrás de cada hombre hay una muerte


y hay un punto final, donde va solo,


desnudo con el alma y con la suerte


que el mismo se forjó. Haz el camino.


Luego, purificado, álzate y vierte


en todo el territorio que te queda


tu promesa de amor, tu voz de trigo.


Y cuando sepas darte sin reservas,


poner la mano en mano del amigo


y entender que la vida es la riqueza:


Hombre mortal: La paz, será contigo.


Alda Renée salzarulo