"LA PAZ ERES TÚ"

"LA PAZ ERES TÚ"
la paz está en ti,tu eres la PAZ

Recibe un beso de luz infinita

Medita visualizando el agua. Para silenciar el blog , desactiva abajo el playlist

CLICKEA SOBRE LA GALLETA Y DESCUBRE SU MENSAJE .PRUEBA TU SUERTE

LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS

LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS
preservemos os dereitos dos nenos e das nenas como a herdanza do futuro

MENSAJES DE PAZ INSTANTÁNEOS..EXPRÉSATE, ¡¡DÉJANOS TU MENSAJE O SI DESEAS CONTACTAR CON ALGUIEN¡¡

sábado, 10 de octubre de 2009

"NIÑOS SOLDADOS" Poema de la gran poeta Marian Muiños Desde Pontevedra





Inusitado.


Imprevisible.


Los cavernícolas se abstuvieron.


Los animales jamás osaron.






Niños-soldados,


la inocencia acribillada,


los juegos de la crueldad,


la muerte como balón.






Perdido el horizonte,


los límites, la conciencia.






Perdidos los niños


guiados por las bestias.






En el Congo, en Uganda,


en Sierra Leona.


Donde el rey de la selva


ha rapado su melena.






En Liberia, en Somalia,


en Burundi, en Costa de Marfil.


Donde el elefante


es una simple estatua de madera.






En Uganda, en Sudán, y Angola,


perdiendo las entrañas


en el corazón de África.






En Sri Lanka, en Filipinas,


en Burma, Nepal, Afganistán,


Myanmar - ex Birmania-


el miedo devorando la memoria.






En Colombia, donde las niñas


son forzadas a ser "novias"


de depravados adultos.


Y a siete mil niños soldado


los recluta la violencia.






En Sudamérica, en Asia,


en África.


Allí las víctimas y los verdugos.






En Norte América y en Europa:


las fábricas de armas.


Las mafias del tráfico


de la droga y de las tratas.






Niños violados, torturados.


Niños veteranos de guerra.


Heridos, asesinados,


con el alma perforada.






Y una sociedad que no se entera,


pero consume, mueve el dinero


con el que se compra


con el que se vende


con el que se mata.






Una sociedad que no pregunta


por temor a conocer la respuesta.






"Dejad que los niños vengan a mí."


(¿Quién los llama? ¿Quién nos llama?)





© MARIÁN MUIÑOS